Home

silla2

Nací un 27 de junio del año 1981 en la ciudad de Sevilla. Desde pequeño dejé clara mi pasión a partes iguales por los libros, el cine y un puñado de vinilos que se amontonaban en un lateral de un viejo  tocadiscos, entre los cuales se podía vislumbrar títulos como “Dark Side of the Moon”, “Street Legal” o “French Kiss”. En 1994 comienzo a realizar mis primeros escritos emborronando cuadernos y asilvestrando ripios sureños de sol y sombra.

No es hasta 1995, cuando en el instituto comienzo a aporrear el piano de forma autodidacta, cambiando en los recreos el fútbol por la música, donde tras hacerme con una llave, me colaba en el aula de música. El fin, a veces justifica los medios.

En 1997, llega a mis oídos “Nervermind”. Es ahí cuando agarro mi primera guitarra. Fui a una clase de guitarra, donde me enseñaron a tocar Sevillanas, pero yo quería Bulerías, Blues y Rock & Roll. Así que no volví. Me compré un manual sobre “cómo tocar la guitarra fácilmente”; y así fui tirando, aprendiendo acordes, intentando arpegiar y comenzando a buscar alguna que otra melodía.

En 1999, tras descubrir a Joaquín Sabina, cantando “19 Días y Quinientas Noches”, comienzo a atreverme a  mezclar palabras y melodías. En la Facultad de Magisterio (estudiaba la especialidad de E.F.) voy conociendo a otras personas que no sólo hacen canciones, sino que las cantan y además ofrecen conciertos. Algo que veía muy lejano, ya que almacenaba canción tras canción en la más absoluta intimidad, porque pensaba no eran dignas de ser cantadas en público; además de una falta de valentía o exceso de cobardía, que podía conmigo.

A partir del 2000, sigo creando canciones sin parar, gano algún certamen de poesía, y comienzo a conocer las salas de la capital hispalense que ofrecían conciertos de cantautores.  Uno de los que más le marcó fue La Carbonería, donde conocí a mis primeros héroes de escenario: Alfonso del Valle, Manuel Cuesta, Joaquín Calderón y Paco Cifuentes; haciéndome adicto a la cita semanal.

Justo en ese mismo local, después de cada concierto de algún cantautor, había un espectáculo de Flamenco. Las muchísimas horas extras que derroché en La Carbonería, me valieron para aprender de aquellos dos mundos que convivían en armonía.

En ese mismo local, gracias a una invitación del cantautor Fernando Valderrama, canté mi primera canción en público. Fue muy bien acogida y nada más bajarme del escenario, Pisco Lira (gerente de la sala), me dijo que si quería formar parte de los cantautores que actuaban en La Carbonería, los lunes eran míos. Así fue. Casi todos los lunes durante dos años estuve acompañado por Mariano Cuesta a la guitarra. Hubo importantes colaboraciones como Fernando Castro, o músicos de la talla de Víctor Gaitán (Rosana, El Arrebato, etc). Éste último grabó todo tipo de guitarras en mi primera maqueta, titulada “Desde mi voz  a tu silencio”, grabada en los estudios del productor Juan Manuel Mantecón.

Conseguí ampliar el radio de acción y no sólo sigo abriéndome paso en Sevilla en salas como El Perro Andaluz, El Café Barroco, El Cafetal, El Tierramedia, El Aníbal, La Estación, etc. Sino que llego a más rincones de la geografía andaluza como La Tertulia, invitado por Tato Rebora; El Pay-Pay, La Escuela, etc.

En 2006, ya he grabado dos E.P. titulados “En los márgenes del error” y “Órbita cementerio”. Sigo ofreciendo conciertos, pero con diferentes formatos. Acústico a guitarra y voz; y eléctrico con una banda compuesta por bajo, guitarra eléctrica y batería; para conciertos en teatros y salas con mayor aforo.

En 2009, después de vivir casi un año en Londres, regreso a Sevilla, pero mi inquietud me lleva a permanecer poco tiempo, porque en apenas un mes me marcho a Madrid. Antes de instalarme en Madrid, ya había tenido la oportunidad de debutar en una sala de conciertos. El primer concierto en la capital de España fue con Mariano Cuesta, que se encargó de organizarlo todo. La sala se llamaba Bandush 101, en el 101 de la Calle Hermosilla. Fue un concierto precioso, donde ambos compartimos nuestras canciones con el respetable.

En 2010 me encuentro con un puñado de canciones susceptibles de formar un disco. Y me inicio en la vorágine de la autoedición y la autoproducción para dar a luz mi primer disco “Como quien busca sentimiento”.  En ese mismo año, reparto copias por todos las salas de conciertos de Madrid. Al poco tiempo, Julián, gerente de Libertad 8 Café, al que le estuve, estoy y estaré eternamente agradecido por la oportunidad, la continuidad, por la amistad y por el fútbol; Gracias a Julián debuto en la sala referencia para todos los cantautores de España y Latinoamérica. Hoy en día, el Libertad 8 lo considero mi segunda casa y a Julián, parte de mi familia.

Se iban amontonando más conciertos. Búho Real, La Pequeña Betty, El Quinto Pino son algunas de las salas donde voy dejando las huellas de mis botas.

En 2011 publico el segundo disco, también autoeditado y autoproducido, “A ras de suelo”; y con él debajo del brazo vuelvo a pisar todas las salas donde ya había llegado con “Como quien busca sentimiento”.

En 2012 empiezo a escribir las canciones del próximo disco con el único objetivo de rozar algo de literatura en mis palabras y en 2013 tras conocer en la Sala Siroco (Madrid) a Héctor Tuya (Productor y Músico), nos ponemos manos a la obra para dar forma y vestir de gala esas canciones, que en 2016 conforman el que es mi tercer disco eutoeditado, titulado “Caza de Brujas”, que desde el 29 de febrero se puede comprar en formato digipack y descargarlo gratis en esta web desde la sección Tienda.